lunes, 26 de diciembre de 2016

UNA TARJA DE RECONOCIMIENTO

Esta tarja con mi rostro y unos versos aparece en una calle principal de Azua. Ya otra calle en la Plaza de la Cultura lleva mi nombre, homenaje recibido por la Feria Internacional del libro. De entrada, a un poeta vivo, como es mi caso, que se le rinda estos reconocimientos lo ponen bajo PRESIÓN. Eso lo he sentido. Ahora tengo que hilar más fino, no salirme del carril, para no hacer quedar mal a esas personas que me han reconocido. ¡Aviso a todos, que espero decepcionarlos! Ja ja ja, por el bien del poeta. Un poeta no puede vivir en un carril, y menos yo. Cuando me distinguieron como Hijo Meritísimo de Azua, por la Alcaldía, no sólo no fui a buscar la Resolución, sino que duré varios días sin pasar por la calle de la Alcaldia. Contrario a lo que piensan muchos. ¡Ustedes no saben la presión que es esa! Trataré de superar ese sentimiento. Sin embargo, quiero contar que el Ing. Melo, de los propietarios de la casa donde pusieron la tarja me dijo: " Me pidieron permiso para poner una tarja de una persona y le pregunté de quién era, y me dijeron de Virgilio López Azuán, y yo le dije, si es un homenaje a Virgilio, tienen el permiso, nosotros nos sentimos honrados". No les niego que cuando el Ing. Melo me dijo eso, me emocioné. No tenía la menor idea de tanto aprecio. ¿Ustedes saben lo riesgoso de poner en una casa, en este caso un negocio, la figura de una persona viva, extraña a la familia? Ese gesto de los Melo es más grande que el homenaje de la tarja. A ellos gracias. Melo me contó también que una mujer deconocida al ver la tarja, rompió en llantos y tuvo que consolarla: " Yo no sabía que Virgilio había muerto, un hombre bueno, y una ni lo sabe". El Ing. Melo le explicó que yo estaba vivo, que era un homenaje, y la doña respiró aliviada. Bueno, de todas formas, a uno le pasan cosas que no puede evitarlas, estas experiencias me dicen que debo seguir aprendiendo. Ah, por favor, les agradezco los reconocimientos, al ministerio de cultura y la alcaldía, pero que nadie se haga "cocote", después de escribir estas palabras, como poeta, ya ando en otro carril. ¡Encuentrenme!

No hay comentarios: