sábado, 26 de diciembre de 2015

¡Me echaron del parque de Azua!


Por Virgilio López Azuán.

¡Me echaron del parque de Azua! No es un título para llamar a la atención de mis lectores. No. Es que me siento comprimido.

En ese parque hay un banco donde por muchos años limpio mis zapatos. No he perdido esa costumbre. Allí vi desfilar a varios limpiabotas que con el tiempo se han ido. Uno de ellos era Luis, un muchacho de poco hablar que por diez años yo lo buscaba en toda la cuadra. Mis ojos se metían entre los árboles, cruzaban la glorieta, y en algún lado estaba él, fiel a su trabajo. A veces lo veía sentado, mirando el edificio de la vieja iglesia de la virgen de los Remedios esperando al cliente que no acababa de llegar. Un día dejé de verlo, para encontrarlo por las calles de Azua vistiendo ropa limpia y predicando los evangelios casa por casa todos los domingos.


Por ese banco pasaron otros limpiabotas como por ejemplo Hero, que dormía al aire libre en el segundo piso de la biblioteca y luego murió si darme cuenta.

En un banco cercano, una aciaga mañana subió por los andamios de la muerte mi querido compañero de estudios secundarios, Filiberto. Apareció muerto allí, dejando un rastro de alcohol y soledades con ribetes floreados y delirios.

Allí en ese parque de Azua donde conocimos los primeros amores, en las retretas, dando vueltas como pavos para que nos hagan caso;  donde “Pollo”, el director de la banda de música, hacia ceremonias para interpretar las marchas militares de las grandes batallas, despertaba a los clásicos y tradicionales para convocarnos en el redondel de la glorieta. Allí mismo donde “Mayarí” tocaba sus platillos que rechinaban con zumbidos firmes sobre las notas e inclinaba sus talones cuando interpretaban el himno a la patria.

Allí, en ese parque de Azua, donde un poco más atrás, debajo del gran laurel, mítico y centenario que se llevó el ciclón Georges, los muchachos de antaño sacaban un piano, cantaban y recitaban estrofas, y se gozaban entre tantos versos.  Allí, en ese parque, con más miedo que ojos abiertos escupieron y arrastraron el busto de Trujillo cuando ejecutaron al tirano (Eso me lo contaron).

En ese parque donde pulí mi oratoria entre tantas maestrías de ceremonias, entre tantos desfiles y tantas loas a la patria. Donde todos los domingos los muchachos se burlaban de nosotros porque nos veían leer en la biblioteca ATHENE y nos tildaban de locos.

¡Me echaron del parque de Azua! Hace poco tiempo, en una “fiesta patriótica”, se armó una balacera y yo que estaba en la tarima VIP, tuve que cubrir la niña con mi cuerpo, arropado por las sillas, gritos y cuerpos en bandolera. Luego, otras fiestas, tiros y heridos. Balas salvajes, delincuentes, malditos con y sin licencia.

Hoy mi parque luce bonito, miles de luces brillantes imitan las estrellas. Pero la gente es otra cosa, ya no hay respeto, ya el siglo XX se tragó las ideas.  Antes éramos 15 mil habitantes, luego 25 mil, 50 mil, 70 mil… Hoy, más de 80 mil. Y hay un solo parque, una misma plaza para la confluencia humana.

Mis lectores, me echaron del parque. Hoy observo a niños de nueve a catorce años tomado ron y cervezas y nadie dice nada. Me tropiezo con los jóvenes y viejos chupando hookas a la vista de todo el mundo. Veo a policías y militares en medio del drama y no hacen nada. Hay consumo, puntos claves y nadie sabe nada, nadie.  Nadie ¡cojollo! hace nada.

Oleadas de niñas dejándose manosear por niños y hombres. Y los padres no aparecen. ¿Dónde están los padres y las madres irresponsables que deben cuidarlos? ¿Dónde están las leyes que no son aplicadas? ¿Dónde están las autoridades que lo permiten?

Anoche había una fiesta popular con varias orquestas y  me echaron del parque. No lo pude soportar. Me echaron la impotencia, la negligencia y la falta de respeto a vida y la cultura humana. Me sacaron a empujones la desidia, el circo desmedido, la inseguridad. Me echaron el maltrato a las áreas verdes, la basura que tiran los ciudadanos.

Sí, me fui del parque, porque corregí a unos niños que bebían ron, y me mentaron mi “maldita madre”.   ¡Eso parte el alma!

Me echaron del parque, pero a pesar de todo volveré. Nadie me quitará ese espacio donde se han forjado tantos sueños y tanta patria, tantos recuerdos y tanta Azua.

Salgamos todos y todas a defender nuestro parque, porque sin ese parque,  Azua pierde el alma.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace años me vine a estudiar a santo domingo y no e vuelto a Azua, a veces me da pena las tradiciones y buenas costumbres q de pierden, cuando tenía 13 años tocaba en la banda de música y para mi era un sueño, muchos me burlaban, los adultos sentían orgullo, a veces me fuele ver que la televisión, la radio y nuestros líderes apoyan las malas costumbres y la pérdida de valores... Gran artículo líder

Anónimo dijo...

Bueno virgilio desde hace años las autoridades dejaron nuestras historias, culturas y mas de parte de la delincuencia, mientras ellos no pongan un alto a eso, nosotros que si queremos volvera vivir esa paz que se respiraba nunca la tendremos...

Jonas dijo...

Excelente artículo. Sirva este como un llamado de atención a todo aquel en posición de cumplir y hacer cumplir las leyes y normas de civismo que permitan rescatar nuestro parque, el cual es solo un fiel reflejo de la degradación social que vive nuestra Azua.

Renato D Soto dijo...

Esa Azua que conocemos se nos diluye entre las manos. Se nos pierde como producto de los nuevos tiempos y la nieva cosecha de gente criada sin chancletazos para no traumarlos. Criada jugando videojuegos sangrientos. Criada con la idea de que todo lo pueden hacer y todo les pertenece. He ahí la obra de una nueva crianza. Una crianza creadora de seres humanos sin respeto. ¿Era yo capaz de insultar a un adulto?¿Era yo capaz de dañar una sola mata del parque? Pero ahora debemos replegarnos, refugiarnos en niestros recuerdos y anhelar que un día, un ejército de sensatez recupere lo perdido.

Lizarde Feliz dijo...

Primo lo felicitó por la manera tan elegante de decir esas verdades . me encanto..

Lizarde Feliz dijo...

Primo lo felicitó por la manera tan elegante de decir esas verdades . me encanto..

Noemi dijo...

Me siento identificada con usted Virgilio, el 25 de diciembre yo senti tambien que me echaron de allí, cuantos bonitos recuerdos que ya nunca podre recrear por tanta imprudencia e insensatez. Usted lo ha dicho todo.

Franchesca Vargas dijo...

La pobreza ya no es asunto de dinero sino también mental. Comprendo su impotencia, es la misma que siento yo al ver como los jóvenes no son capaces de articular ideas, sus ademanes y maneras de vestir...Dentro de una sociedad corroída por los ideales más vagos, quiero que sepa Don Virgilio que aún quedamos unos cuantos que aún nutrimos nuestras mentes esperando mostrarle a mucha gente que en Azua si se pueden encontrar estrellas.

Franchesca Vargas dijo...

La pobreza ya no es asunto de dinero sino también mental. Comprendo su impotencia, es la misma que siento yo al ver como los jóvenes no son capaces de articular ideas, sus ademanes y maneras de vestir...Dentro de una sociedad corroída por los ideales más vagos, quiero que sepa Don Virgilio que aún quedamos unos cuantos que aún nutrimos nuestras mentes esperando mostrarle a mucha gente que en Azua si se pueden encontrar estrellas.

Luis Thevenin dijo...

Es puntual y elegante las consideraciones Que expresas Que pudieran aplicarse a todos los parques dominicanos...!!! A donde va este pueblos sin rumba..!!!

Luis Thevenin dijo...

Es puntual y elegante las consideraciones Que expresas Que pudieran aplicarse a todos los parques dominicanos...!!! A donde va este pueblos sin rumba..!!!

Anónimo dijo...

buena observacion hno. virgilio,estuve el 25 de diciembre en la noche en ese parque y me senti incomodo,inseguro al ver a pequenos jovenes con vasos de alcohol en las manos a las 12 de medianoche,otros con la jodia hooka y peor fue ver la poca acogida al merengue de eddy herrera por la juventud que si se volvio histerica con el llamado poeta callejero,que de poeta no tiene ni la p.

Museth Rojas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Museth Rojas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Museth Rojas dijo...

Felicidades! Por explicar de manera sublime pero tácita la realidad"Dominicana y de nuestra Latinoamérica"donde las autoridades sin importar bandería política son cómplice de la desmoralizacion y la delincuencia de nuestra sociedades,Solo nos queda aplicar la dialéctica y en esta sociedad del consumismo y el desenfreno ,esperar que nos deparara un futuro incierto.

Danilo Cadena Moquete dijo...

Me echaron de parque,tremendo articulo ahora hay que averiguar quie lo hizo ,si esto fuera a un tribunal me convertiria en testigo .Hacen muchos tiempo y por iniciativa del del Dr Felipe Moquete,enviamos comunicacion a las diferentes autoridades señalando los problemas que traeria el rumbo que estaba tomando el parque..respuesta "El parque es para fiesta al que no le guste que se mude".¿cuantos niños/as se han hecho alcolico en el parque ? ¿cuantas adolescentes han salido embarazada? ¿cuantos se han inicidos en drogas.Un Dia le prugunte a una pretigiosa profesora ¿cuales tu opinion de la situacion del parque , me dijo "ser inteligente es tener la capacidad de adaptarse a los nuevos tiempo".Nuestros alcalde , Gobernadores no conocen que estamos en la era de la innovacion y convertir el parque en un sitio tierra de nadie es lo unico saben hacer,pero peor es que muchos de nosotros no estamos de acuerdo , pero con muestra doble moral somos los primeros que vamos , bebemos ,orinamos,hacemos el amor, consumimos drogas es decir, para mi ya nos echaron del parque ...Ahora tengo este planteamiento ,hay hogares que los llaman hogares indecentes y a otros.hogares decentes , resulta que tanto en el hogar decente , como en el indecente se hace lo mismo es decir: El amor , se come , orina ,se canta , se evacua ect .La diferecia es como lo hacen si usted hace el amor en el patio donde todos te ven eres indecente , si come en el inodoro eres indecente .asi se clasifican los hogares ..Y los pueblo que usan el centro de su ciudad para hacer el amor , consumir drogas , tomar alcohol ¿Como es ese pueblo ? .
Ahora espero que el parque no nos echen del pueblo con el numero de drogadisto , alcoholico que estamos formando en el parque,

Danilo Cadena Moquete dijo...

Me echaron de parque,tremendo articulo ahora hay que averiguar quie lo hizo ,si esto fuera a un tribunal me convertiria en testigo .Hacen muchos tiempo y por iniciativa del del Dr Felipe Moquete,enviamos comunicacion a las diferentes autoridades señalando los problemas que traeria el rumbo que estaba tomando el parque..respuesta "El parque es para fiesta al que no le guste que se mude".¿cuantos niños/as se han hecho alcolico en el parque ? ¿cuantas adolescentes han salido embarazada? ¿cuantos se han inicidos en drogas.Un Dia le prugunte a una pretigiosa profesora ¿cuales tu opinion de la situacion del parque , me dijo "ser inteligente es tener la capacidad de adaptarse a los nuevos tiempo".Nuestros alcalde , Gobernadores no conocen que estamos en la era de la innovacion y convertir el parque en un sitio tierra de nadie es lo unico saben hacer,pero peor es que muchos de nosotros no estamos de acuerdo , pero con muestra doble moral somos los primeros que vamos , bebemos ,orinamos,hacemos el amor, consumimos drogas es decir, para mi ya nos echaron del parque ...Ahora tengo este planteamiento ,hay hogares que los llaman hogares indecentes y a otros.hogares decentes , resulta que tanto en el hogar decente , como en el indecente se hace lo mismo es decir: El amor , se come , orina ,se canta , se evacua ect .La diferecia es como lo hacen si usted hace el amor en el patio donde todos te ven eres indecente , si come en el inodoro eres indecente .asi se clasifican los hogares ..Y los pueblo que usan el centro de su ciudad para hacer el amor , consumir drogas , tomar alcohol ¿Como es ese pueblo ? .
Ahora espero que el parque no nos echen del pueblo con el numero de drogadisto , alcoholico que estamos formando en el parque,

Virgilio López Azuán dijo...

Gracias Franchesca...por tus palabras.

Virgilio López Azuán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Madeline Mañón dijo...

Como expatriada, siento que mi opinión está fuera de lugar. De todos modos la voy a expresar... Desde el principio de los tiempos, las generaciones pasadas han acusado a las generaciones venideras de indecentes, irrespetuosas y sin valores. Sin embargo, como persona relativamente joven que soy, siento que lo que se está viviendo es simple inmoralidad y decadencia. Hay una necesidad desesperante de personas y figuras públicas con valores que sean ejemplos a seguir para la juventud Dominicana. Me da lástima que la gente hace la vista gorda ante la corrupción social y política. Se han adormecido bajo la influencia de la hookah, el dembow, en romo y las botellas, y las autoridades no hacen nada al respecto. Cuando vendrá el renacimiento de los valores y de la verdadera cultura?

Vanessa Bautista Alcántara dijo...

Mi nombre Es vanessa Bautista Alcantara vivi mi infancia en Azua, pero con lagrimas en los ojos lamentablemente estoy leyendo esta realidad Virgilio, gracias a Dios se que todavia habemos personas concientes como usted, con valores por su patria la cual la sociedad naciente ha perdido. Mi sueño algun dia llevar mis hijas y puedan disfrutar con tanta sanidad, que era pasar un domingo, escuchar el himno nacional, parados no hablando por el celular y compartir entre amigos sanamente, creo que sera siendo un sueño que nunca cumplire. Pena, solo Pena me dara cuando llegue de regreso y vea destruido mi Parque, que con tanto amor y valores se inicio, a mi tambien me echaran.

Luis Manuel Martinez Araujo dijo...

Ley este elocuente artículo sin desperdicios y me tome la libertad de publicarlo en Google+ pido disculpa al sr.Azuan si eh sido imprudente pero necesitamos q todos conozcamos estas cosas.

Virgilio López Azuán dijo...

Todo bien... Luis Manuel, bien por ti. Gracias.

Wilson Beriguete dijo...

Solo de un maestro como López Azuan, se puede esperar que con su característica maetria exponga la desidia con que han sido expulsados los valores sociales y morales de la sociedad.

Así como del parque, también han sido expulsado de las instituciones públicas representativas el respeto y la vergüenza. Hoy los verdugos de un estilo de vida que ya pasó lastimosamente a la historia se nos presentan como abanderados del orden y la justicía y esperan ser premiados por ello.