jueves, 8 de diciembre de 2011

ARTICULO DE PRENSA


La humanidad y sus caminos.


Autor: Virgilio López Azuán
PRESIDENTE ACADEMIA SUREÑA DE CIENCIAS
(Artículo periodístico)
La sociedad actual vive una situación de crisis, la gente se queja de la pérdida de los valores, de esos principios en que se sustentaba el accionar humano. En muchos estadios de la humanidad se han verificado muchos tipos de crisis, la memoria histórica recuerda el florecimiento de grandes culturas arcaicas que realizaron importantes aportes a la evolución del pensamiento social, político y tecnológico, pero estas culturas también entraron en crisis y desaparecieron. Podríamos citar imperios, naciones y civilizaciones que ya solo queda su legado que inciden en la actual etapa histórica de la humanidad. No se pueden olvidar los imperios: Asirio, Persa, Babilónico, Mongol, Romano, Inca, Otomano, Azteca y otros tantos más. Todos ellos tuvieron su época floreciente y su decadencia.
La humanidad de hoy registra progresos extraordinarios con el desarrollo de la ciencia y la técnica. Trabajos en la telemática, robótica, comunicaciones; en la biología, la química y la energía así lo demuestran. Nunca como hoy el progreso científico había alcanzado semejante escala, el empuje en el siglo XX fue decisivo para tales logros. La conquista del espacio, la manipulación del genoma humano, los trabajos con células madres y el desarrollo de las inteligencias artificiales apuntan a una nueva sociedad a lo  largo del tercer milenio. Asistimos a la desacralización de las cosas; las religiones viven fuertes crisis en sus principios, pero realizan sus aportes para mantener los preceptos morales en medio del estado convulsivo.
Los cambios climáticos, erupciones volcánicas, ciclones, sismos, deslaves y sequias no son nada nuevo en la historia del planeta, en etapas arcaicas se registraron grandes cataclismos, como los mencionan escrituras sagradas, hebreas, chinas, egipcias y hasta americanas. Muchas de estas catástrofes que suceden actualmente lo relacionan con el calentamiento global, con el  efecto invernadero, por el mal uso que se les ha dado a los contaminantes químicos que ha producido la ciencia moderna. Pero todos sabemos que esa no es la única causa, que existen otras de carácter actitudinal de los individuos y colectivos de la sociedad moderna que aceleran estos procesos.
Grandes cumbres de Jefes de Estados, grandes alianzas estratégicas regionales y globales se realizan cada vez con más frecuencia para enfrentar los retos y desafíos de la llamada postmodernidad. Pero estos esfuerzos no son suficientes para impactar de manera decisiva en las necesidades individuales y colectivas de la especie.
Cada día se derrumban los paradigmas que sustentan los valores, los principios, las acciones y las actitudes humanas. Pero también al mismo tiempo se levantan otros paradigmas con nuevas vertientes para interpretar el mundo en escala planetaria y cósmica.
Se asiste al inicio de una nueva etapa en la humanidad, esa que combina las nuevas inteligencias, las múltiples inteligencias, para resolver los problemas actuales.
Ya no es ficción el tratamiento de enfermedades con células madres; ya los experimentos de fertilización humana in vitro, la clonación son cosas superadas por la ciencia. Ahora existe un abocamiento para crear  súper hombres-máquinas, una hibridación, entre el hombre y la máquina; un mundo inteligente tipo Matrix que asombra cada vez más

No hay comentarios: