martes, 2 de marzo de 2010

La noche

AUTOR: VIRGILIO LOPEZ AZUAN
POESÍA DEL EFLUVISMO

La noche es un túnel por donde pasó el rayo de luz y quedó llena de oquedades. Es un país alucinado con misterios perpetuos. Es un bostezo de sombras, de luciérnagas insomnes. La noche es un país de aves y sapos, de serpientes dormidas esperando el sol con sus espadas. La noche enamora migajas de las alegrías, los infortunios sin ventajas, sin los sabios que erraron el camino de los pobres. La noche no es adicta a la luz, arroja las esencias porque le sobra el color de los oros. Entonces, se va cuesta abajo reconociendo a los hombres que la negaron, que hicieron de ella una mujer oscura. La noche nunca será casta, de los grillos se enamora, y baja a los pozos y sube al cielo de sus claridades. La noche parió los rayos, espadas pasadas. Y nosotros la penetramos en sus mundos sutiles con tantos miedos. Se resbala como jabón y tiembla perseguida por el amanecer. La noche está plagada de caminos, de caminantes y naves, para viajar a los eternos bosques, de donde vinimos con los resplandores consumados. La noche es una mujer desnuda tentada, excitada a los pies de las estatuas. En la noche mis amigos viajan en sus botes, pescan la embriaguez en los mares profundos de los luceros. La noche es para fluir y flotar, viajar sobre los árboles y dejar salir los sueños, convictos de antaño. La noche acude a nuestro encuentro sin decir nada, como una amiga sincera, que ríe y que llora las olas de un amor que se hizo sombras.