viernes, 17 de abril de 2009

Cuando la Nostalgia se convirtió en Bolero




Autor: Virgilio López Azuán

Una vez Nostalgia estaba sola y en su alcoba nacieron telarañas de Olvido. En las redes hilos de Pena se columpiaban como si quisieran alcanzar nuevas paredes, para tenderse, para salir corriendo de los Olvidos. Nostalgia, que en el corazón tenía una Lágrima decidió dar un paseo, salir de la alcoba para llenar los vacíos que le había dejado el último Adiós.

Entonces, cuando iba a dejar la alcoba, los hilos de Pena la atraparon, no querían que ella se fuera. Se le lanzaron por el cuello y la rondaron, le pidieron encarecidamente que no los dejara porque Soledad, con sus misterios y su mudez, llenarían la alcoba de Silencio.

Nostalgia que en sus manos andaba un Adiós, sintió derretirse la Lágrima en su corazón. No quería que los hilos de Pena sintieran lo mismo que ella. Por eso se le vía Triste con los ojos a medio cerrar, derrumbada.

Nostalgia no quería apartarse de Pena, ni de Adiós, ni de Silencio, ni de Lágrima. Sin ellos nunca sería la misma Nostalgia de siempre.
Pero ella no podía seguir viviendo así. Tenía que rebelarse. O simplemente pasaría la vida mirando los hilos de Pena tejer telarañas para huir de los olvidos.

A su alcoba llegó una mariposa volando tranquila, sus alas se movían con un ritmo extraño. Llegó llena de ensoñación, como si estuviera enamorada. Nostalgia la observó y empezó a imitar su vuelo. De pronto, Nostalgia volaba y volaba. Salió por la ventana y miró para atrás, y los hilos de Pena trataban de alcanzarla…

Ella siguió su vuelo, entró a todas las casas donde había enamorados. Y Nostalgia volaba, volaba. Los enamorados, querían imitar su vuelo, y empezaron a volar en una danza. Y desde entonces, Nostalgia se convirtió en bolero.

Creado el 17 de abril 2009, 11 de la noche.