jueves, 11 de febrero de 2016

Rescatemos el Hospital Taiwán de Azua


Por Virgilio López Azuán

El Colegio Médico Dominicano –CMD-, los gremios de enfermería y bioanalistas vienen realizando una serie de paros parciales y generales en el país, en reclamo de reajuste salarial, el equipamiento de los hospitales y otras demandas reivindicativas. En un análisis anterior critiqué esos paros los cuales califiqué de insensatos, porque coinciden con la declaratoria de la Organización Mundial de la Salud de una vigilancia mundial por el avance del virus del Zika,que relaciona casos  de microcefalia y otros trastornos neurológicos en algunas zonas afectadas, y por los casos de Dengue registrados, causantes de decenas de víctimas.
También, porque se estaba en un periodo electoral y se podía confundir la lucha con asuntos políticos partidaristas lo cual desacreditaría más el método, amén de que el presidente del -CMD- solo veía en la huelga el único camino para alcanzar sus objetivos en perjuicio de las grandes mayorías de personas pobres. Esto no quiería decir que los galenos, los bioanalistas y el personal de enfermería no ameritaran la mejoría sustancial de sus salarios que por demás son de los más bajos de la región.
Dentro de las demandas de los gremios, aunque como algo secundario, está el equipamiento de los hospitales y  la mejoría de los servicios de salud. Y es aquí donde quiero detenerme de forma particular: El Hospital Regional Taiwán de Azua necesita que todos los sectores vayan en su auxilio de manera inmediata. Decenas de denuncias radiales y voces de pacientes se alzan por todos lados reclamando por  el estado de insalubridad del hospital, donde las ratas, las curianas y las cucarachas hacen carnavales en las salas de los pacientes, en los sanitarios, en los pasillos y en otras áreas.
Denuncian también hasta la falta de hilo para suturar heridas, gasas, calmantes y medicamentos en sentido general. También hablan de la falta de médicos especialistas, la falta de atención a los pacientes en sentido general y la desidia de las autoridades en darle solución a los problemas hospitalarios.
En sentido particular los servicios en  el Hospital Regional Taiwán de Azua en el área de ginecología rayan en inhumanos por la inexistencia y la deficiencia de salas de cirugía y de cuidados intensivos.
Da pena que exista una estructura física construida hace varios años para albergar un banco de sangre que tanto hace falta en la región y que todavía no ha podido operar por falta de gestión política y comunitaria.
Siendo este hospital de carácter regional, con una cobertura para más de un millón de personas, es lamentable que las áreas de ortopedia, perinatología, ginecología y otras especialidades sencillamente operen con pasmosas deficiencias o no existan.
La falta de equipos tecnológicos para análisis sencillos brilla por su ausencia. Y eso impacta negativamente el nuestro pueblo.
Es importante la construcción de un hospital traumatológico en Azua debido a la gran cantidad de personas de la región que sufren accidentes de tráfico y laborares. También, ampliar la cantidad de cirujanos que asisten a los pacientes traumados.
Es de rigor hacer un plan de desarrollo de la salud en la provincia de Azua, activar el consejo provincial de salud con carácter institucional y hacerlo operativo.
Las medidas de prevención sanitaria deben ser parte de la agenda provincial donde se incluya el reforzamiento de la educación en salud, la promoción, divulgación y orientación de la ciudadanía sobre cómo evitar los focos infecciosos en las casas, en las calles y en las áreas a cielo abierto.
Es necesario movilizar la sociedad azuana y al gobierno para que rescatar el Hospital Taiwán, sacarlo del abandono y no dejar sola a la dirección del mismo porque con esas precariedades económicas con que se maneja esa institución, ni  que venga del cielo el gerente, podrá realizar una buena administración.

No hay comentarios: