domingo, 16 de febrero de 2014

De palomas y escopetas

16 de febrero de 2014 a la(s) 3:04



Autor: Virgilio López Azuán

Las escopetas huyen de las palomas disparando plumas
y en sus cañones de humo queda el rastro de nubes blancas
queda el sueño repentino de raíces en la tierra

ll
Las escopetas se han vuelto tiernas

III
Las palomas disparan a las escopetas granitos de maíz
para que las balas sacien el hambre en su sangre secreta
para sembrar la tierra de mazorcas y arepas
y se llenan los campos de verdes, de palomas verdes
de balas convertidas en zumbadores verdes
En el aire la pólvora huela a leche, a pan caliente
a chocolate moreno que a la ciudad envuelve

lV
Las palomas siguen siendo tiernas

V
Las escopetas escupen plumas para vestir las palomas
se arrodillan ante los niños al borde de la cama
se funden como fierros arrepentidos de tanta saña
 
Vl
Las palomas les tiran a las escopetas granitos de trigo
y en sus cañones profundos de tantas muertes
crece el pan para ser esparcido en la tierra anegada
en los estómagos andantes de ojos perdidos en el valle

Vll
Y por los aires, por esos aires de la vida
se elevarán las escopetas y  las palomas
y en una danza de flores las balas serán golosinas
que endulcen los cielos y la nubes
que endulcen el agua y las heridas
que los niños toquen sus cantinas
y al borde de sus camas,
quede el hambre retenida.

No hay comentarios: