domingo, 17 de enero de 2010

PALABRAS.

AUTOR: VIRGILIO LOPEZ AZUAN

Me hacen falta palabras para definir este cuerpo lleno de mariposas, de instantes que se hicieron eternos, esperando el paraíso, el juicio final de las horas, y la agonía de unos versos que en sánscrito enarbolaran la condena. No tengo este verso que traspasa la vida, la sustancia del poema, la esencia de una fonética que entretiene entre voces y metáforas. Nadie recuerda que las palabras pueden explotar la auroras si no están tus pupilas, tus ojos negros, negra noche de cantos y búhos. Quiero decir entonces que nadie ha escrito este poema, que mis pensamientos vuelan a la luz de estos dedos, de estas manos transidas por el dolor de los muertos, de  la palabra ahogada en el licor de un bolero.
Si entendiéramos que somos la palabra, la imagen y la palabra; el mito y el tiempo alojado en todos los pálpitos del mundo, en todas las maneras de vivir ausentes.
Si, nos arrojamos al lecho del poema para casarnos con la poseía del cosmos, con las constelaciones que emanan de cada lluvia. Si eso hiciéramos…
Si escribo estas palabra es porque canta la noche, lee un poema inextenso al evocarte, al encender la chispa en el cerebro y la sangre.
Es que no somos los mismos, como aquellos siglos muertos en las letras de un poema maldito, muerto en las calles de París, para que la muerte sea grande.
Ya lo dije, me hacen falta las palabras, los adjetivos envueltos entre las momias de un cerebro que renace con tu encuentro, con esa cara de luz, encendida a los pies de este horizonte tuyo y mío