martes, 15 de septiembre de 2009

POEMAS DE René Dayre




EL POEMA



Se me ocurre imaginarme a este lápiz
como a una larga lombriz.
A esta hoja en blanco como a una sábana
donde hago garabatos.
Noto que el tiempo se detuvo un instante.
Un hermoso corcel dejó de galopar
y ahora hace evoluciones de forma elegante
en una plaza.
Un niño ciego dejó de tocar el acordeón
y extiende sus manos en busca de monedas.
Otro niño dejó escapar de entre sus manos una paloma
Despidiéndose así, de su inocencia.
Mi gata me clava sus ojos húmedos y ronronea.
Desde los speakers de mi ordenador
Omara me grita: " Si te dicen que te quiero, eso no lo he dicho yo "...*
Mientras Jean Yves Thibaudet en la tele, desgrana una a una, melifluas,
cada nota de un nocturno chopiniano.
Una mano deja caer un clavel recién cortado,
empapando con gotas de humedad
el papel donde intento escribir de prisa
una larga fila de palabras
para atrapar a esa criatura recién nacida,
evasiva y traviesa que convenimos llamar:
poema.
René Dayre Abella


*Se alude, obviamente, a Omara Portuondo, figura cimera
de la cancionística popular cubana, quien además, cultiva el género llamado filinesco.
Jean Yves Thibaudet, es un virtuoso pianista concertista.
Quien se ha hecho popular por sus destacadas interpretaciones
de melodías chopinianas.


ONIRICA
Que recuenten los muertos.
Uno a uno.
Deben asegurarse que están bien muertos y tumbados
- esa ha sido la orden -
Hay que vigilar a ese muerto violinista
que yace junto al joven Werther con el rictus visible aun
de morir de tisis galopante.
Hay que evitar que el violinista se despierte
y le arranque a su violín notas vivaces
que levanten al resto de los muertos.


René Dayre

SUEÑOS
Anoche me soñé pez
muriendo a pedacitos.
Luego soñé la luna
escondida en una caja de zapatos.
Una fila de hormigas movía una araña.
-¡Niño, no te manches la ropa, ni los zapatos blancos!-
Quise soñarme hombre y me soñé poeta,
un infelíz que sueña
escondiéndose siempre de la Muerte.


René Dayre


BRETONIANA
me dejo caer
me escurro
me deslizo
me pierdo siempre en el vacío
sin remedio.


René Dayre


PUERTAS


Las puertas son
hendiduras abiertas a la noche,
agujeros
jirones deshilachados
en el costado virgen de la tarde
ranuras resquebradas que miran
donde un loco baila jadeante.
Puertas
punto final de un laberinto
acceso definitivo
a la loca vacuidad de cada día
puertas, puertas
lecho improvisado
que aspira el aire de mi aliento.


René Dayre Abella


EL POEMA LUCIDO


Para Andy, balsero náufrago.


No pidas que te mire.
Ya no tengo mis ojos.
Los perdí en el mar.
Entre las olas
¡Allí flotan!


René Dayre




LAS LOCURAS DE UN LUNES


Hoy es lunes.
Lunes desganado como todos los lunes.
Lunes con modorra.
El verano revienta
y me envuelve en un ligero sopor.
Sólo me salva el azul que vivifica.
Sorprendo a un duende travieso
comiéndose las palabras más jugosas del poema.
Lentamente las devora.
¿Qué hago entonces con las que sobran?
Las revuelvo en un sombrero
y formo con ellas un poema dadaísta
como aconsejaba Tristan Tzara.

René Dayre

René Dayre Abella. Poeta y narrador cubano ( Banes 1945 ). Realizó sus primeros estudios en la localidad. Estudió dos años de la carera magisterial en el antiguo Instituto Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, en Topes de Collantes, Sancti Spiritus. De joven integró la Columna Juvenil de Escritores y Artistas de Oriente ( CJEAO ) donde dio a conocer sus primeros intentos literarios. Fue promotor cultural mientras ejercía su labor como docente. Una muestra de su poética aparece en la Muestra de la Poesia del Siglo Veintiuno de la Asociación Prometeo de Poesía, de Madrid, España. Colabora con revistas literarias digitales e impresas de Cuba, Argentina, Venezuela, Perú, España y los Estados Unidos. El Diccionario de Escritores Holguineros recoge su ficha biográfica. Es miembro de la Red Mundial de Escritores en Español y de la Sociedad Peruana de Poetas. Desde el año 2004 forma parte del staff de Linden Lane Magazine como assistant editor.Mantiene inéditos los poemarios Poesía Repartida, Poeta en la Luna de Cuba y Alvenix, un ángel, así como el libro de realtos testimoniales La Piel de la Memoria. Su poemario Golpes en la Pared está en proceso de edición. Desde 1980 reside en California, Estados Unidos